5 ideas que me han ayudado en la transición vacaciones- retorno

Aeropuerto de Fuerteventura, una tarde a finales de agosto. Con la maleta facturada y a una hora del vuelo de vuelta a Madrid, mi familia y yo nos disponemos a apurar el período de vacaciones en la terraza exterior del aeropuerto. Mientras observamos el descenso del sol, comentamos los mejores momentos que hemos pasado juntos y brindamos por el final de esta etapa con una mezcla de felicidad y melancolía.

Ya en el avión, me propongo abordar el retorno a lo cotidiano de forma más consciente que en años anteriores, identificando qué pasos me pueden ayudar a conseguirlo.

Tras ponerlos en marcha y comprobar su funcionamiento, te los cuento a continuación:

  1. Cerrar mentalmente la etapa de vacaciones. Establecer un ritual de cierre envía a nuestra mente un mensaje claro. En mi caso fue el brindis, pero puede ser un simple adiós. El objetivo es no traernos en la maleta la “queja” por lo que se acaba, sino soltarlo y prepararnos para lo que comienza.
  2. Encajar las emociones que surgen: Para unos será enfado o frustración. En mi caso, me enfrento directamente a la tristeza, esa sensación de pérdida del contacto con personas y entorno en el que preferiría continuar. Este año la he mirado de cara y la he sentido sin disimular, por mucho que me desagradara.
  3. Reincorporarme al trabajo de forma gradual: Como aconsejan algunos expertos, decido volver a mitad de semana, y el primer día, con menos horas (ventaja de trabajar por mi cuenta, ¡que también aplica a los que disfrutáis de jornada intensiva!). Es el momento de centrarme en el presente, de reconectar con compañeros y clientes, avanzar temas en curso y planificar los que comienzan en septiembre. De la misma forma que he estado ejercitando mis músculos durante las últimas semanas, me dispongo a re-entrenar mis neuronas para un funcionamiento más concentrado, rápido y preciso.
  4. Comenzar a aplicar nuevos aprendizajes: Durante las vacaciones he podido leer más, encontrando ideas útiles en estos tres libros: “How will you measure your life” (gracias al profesor Alvaro San Martín por recomendarlo); “The Almanack of Naval Ravikant” y “La revolución de la glucosa”. Como lo que no se practica se olvida, este año he comenzado a aplicar varias de ellas justo al volver.
  5. Practicar el “Savoring”: Este paso es como el postre en una comida, así que recomiendo dejarlo para el final (al menos no antes de completar los dos primeros). El concepto, procedente de la psicología positiva y desarrollado por Fred Bryant, nos da la oportunidad de apreciar y aumentar las experiencias positivas, ya sean del presente, pasado o futuro. En mi caso lo he aplicado para revivir momentos especiales de las vacaciones y volver a disfrutar de ellos al final de un día de trabajo (por ejemplo, el reflejo del sol en el mar; una magnífica cena en el restaurante X…). ¡Hay que aprovechar el poder de la mente!

Como ves, estas ideas se pueden aplicar tanto en la transición de vuelta de vacaciones, como en cualquier otra que quieras realizar durante el año.

Y a ti, ¿qué te ha ayudado a hacer un aterrizaje suave?

Foto de Tom Barrett en Unsplash

Tu Comentario:

Entradas Relacionadas

13

Ene
Desarrollo, Empresa

Agenda para conseguir tus metas

Es viernes 13 de enero y el ritmo de actividad vuelve a ser acelerado. Antes de que el día a día llene todas nuestras horas, ¿por qué no aprovechar el fin de semana para reconectar con tus deseos de año nuevo y convertirlos en metas específicas para este primer cuatrimestre? Con el lema más ágil, más fuerte […]

11

Ene
Desarrollo

Este año SÍ

Lo reconozco: me encantan los principios. Ya sea el comienzo de un nuevo proceso de coaching, el diseño de un nuevo programa de formación, o los primeros pasos de un nuevo proyecto, los principios indican un mundo de posibilidades por descubrir. El comienzo de año es uno de los máximos exponentes de un “principio”, y por eso[…]